El frío y la bajada de las temperaturas pueden provocar que nuestro organismo sufra determinadas enfermedades, causadas por bacterias o virus como la gripe. Una forma de evitarlas es preparar el cuerpo para la llegada del invierno, ingiriendo alimentos que ayuden a mejorar las defensas.

¿Cómo puedo reforzar el sistema inmune?

Incrementar el consumo de frutas y verduras, así como la ingesta de pescado, ya que su aporte de Omega-3 ayuda a reforzar las defensas. Con una buena alimentación nuestro sistema inmune será más fuerte y menos propenso a contraer enfermedades.

¿Qué alimentos ayudan a fortalecer el sistema inmunológico?

Alimentos fermentados: casi un 70% del sistema inmune depende de la flora intestinal. Algunos alimentos fermentados, como el Kéfir, están llenos de enzimas y microorganismo que ayudan a mejorar las defensas.

Vegetales crucíferos: incluye el brócoli, la coliflor, la col o el repollo. Productos de temporada que ayudan a combatir los patógenos y agentes contaminantes de las ciudades.

Verduras locales, orgánicas y crudas: las mejores aliadas para fortalecer las defensas. Cuanto más frescas y orgánicas sean, más aprovecharemos sus propiedades.

Coco o aceite de coco: contiene ácido láurico, excelente para la tiroides y el metabolismo. Este ácido se convierte en monolaurina dentro del cuerpo, un compuesto presente en la leche materna, ayudando a fortalecer la inmunidad del organismo de forma natural. ¡El coco no es solo para el verano!

Frutos rojos y cítricos: aparte de tener menos azúcar que muchas otras frutas, los frutos rojos son los mejores antioxidantes que puedes aportar a tu cuerpo. Por otro lado, los cítricos son una fuente de vitamina C ideal para prevenir los resfriados.

Setas: fortalecen el sistema inmunológico gracias a compuestos como los bega-glucanos, que ayudan a estimular las defensas. No es casualidad que su temporada coincida con los meses más fríos del año.

Jengibre y Cúrcuma: dos poderosos antiinflamatorios naturales, que ayudan a reforzar el sistema inmunológico.

Chlorella: alga de agua dulce, muy codiciada por los amantes de los batidos détox, que ayuda a procesar más oxígeno y limpiar el organismo de toxinas.

Té verde: un poderoso y antiguo remedio, especialmente el Té Matcha (de origen japonés) y el Té Tulsi (de la India), que tiene hasta 10 veces más antioxidantes que los frutos rojos.

Ajo: uno de los mejores alimentos para nuestro sistema inmune, ya que funciona como antibacteriano, antiviral y anticancerígeno y reduce el colesterol. Cuanto más fresco lo consumas, mejor.

Propóleo y polen de abeja: aparte de la miel y la jalea,las abejas también producen sustancias como el propóleo (poderoso antimicrobiano) y el polen (fuerte revitalizante). Podéis comprarlas en herbolarios, ya que son productos 100% naturales y orgánicos.

Si todavía piensas que la naturaleza no es capaz de protegernos de las inclemencias del frío, prueba a comer  estos alimentos durante los meses previos al invierno. Recuerda que cuidar la alimentación es uno de los procesos más importantes para tener una buena salud.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *