¿Eres de esas personas que procuran cenar pronto por miedo a que la comida acabe traduciéndose en unos kilos de más? ¿Cuál es el momento adecuado para cenar? ¿Es malo cenar tarde?

Cada vez que comemos nuestros niveles de azúcar en sangre aumentan y se produce una liberación de insulina. La insulina puede facilitar la formación de grasa durante el sueño, por lo que, cenar poco antes de ir a dormir puede contribuir a que ocurra este proceso (no está comprobado al 100%).

Lo que sí deberías tener en cuenta es que con el  estómago lleno dormirás peor. Comer  justo antes de acostarse implica que el estómago debe seguir trabajado para tratar de digerir la cena, lo que puede dificultar el descaso. Lo mejor para evitar este tipo de molestias es cenar dos horas antes de dormir, así le darás tiempo a tu cuerpo para digerir la comida y te deje descansar durante la noche.

 

¿Por qué cenar tarde puede hacerte ganar kilos?

La hora a la que ingieres un alimento no determinará si engorda más o menos, ya que la cantidad de calorías que contiene siempre va a ser la misma. Por lo que, si por ejemplo comes un plátano por la noche, el número de calorías no se duplicará.

El aumento de peso viene por un exceso de calorías, es decir, si comes más calorías de las que consumes acabarás engordando, lo mismo que ocurre a la inversa. Lo único que puede ocurrir cuando cenas tarde es que puede que ingieras más calorías de las que tu cuerpo necesita a lo largo del día. Lo más recomendable es acostumbrarse a cenar pronto para evitar picar entre horas y no comer más de la cuenta.

Si te preocupa que el hecho de cenar pronto acabe aumetado tu hambre por las noches, no te preocupes, siempre puedes optar por comer unos pocos frutos secos o una pieza de fruta.

 

¿Qué pasa si me salto la cena?

Si estás pensando que cuando se hace tarde es mejor prescindir de la cena, te equivocas. En ningún caso debes saltarte la cena y pasar hambre por la noche. Por el contrario, si has comido tarde y todavía te sientes lleno cuando llega la noche, no pasa nada si te vas a dormir sin cenar. Eso sí, si haces esto, procura tomar un buen desayuno cuando te despiertes.

Si quieres perder peso, asegurate de consumir entre 300 y 500 calorías menos por día.