Llega el invierno y con él los resfriados…  aunque existe una superheroína natural que nos ayuda a proteger el sistema inmune de estornudos y tos: ¡la vitamina C!

Como ya sabeis, la mayoría de cítricos están cargados de esta milagrosa vitamina que, además de reforzar el sistema inmunitario, nos ayuda a cubrir diferenes procesos metabólicos. De hecho, la vitamina C es crucial para la formación de tejidos conectivos, dientes y huesos, además de capturar compuestos nocivos y proteger las células y moléculas de posibles daños.

Una baja ingesta de vitamina C puede exponernos a cotraer más infecciones, por lo que es fundamental consumir la cantidad diaria recomendada (65 – 90 mg/equivale a dos naranjas), sobre todo en épocas frías como el invierno.

 

Nutrientes de los cítricos

Además de un alto contenido en vitamina C, los cítricos también ofrecen otras sustancias vegetales beneficiosas para nuestra salud. Por ejemplo, la lima favorece la protección de las células frente a los radicales libres y reduce los efectos del envejecimiento.

Aunque cada cítrico ofrece diferentes cantidades, estos alimentos son la principal fuente de ácido ascórbico, un importante antioxidante que ayuda a combatir infecciones y participa en el proceso de cicatrización. Por su parte, hay que destacar que los cítricos son bajos en calorías y lípidos, pero altos en carbohidratos como la fructosa y glucosa, importantes generadores de energía.

Algunos tipos, como la naranja o el pomelo, contienen minerales (calcio y potasio) y fibra, aunque las cantidades de fibra son bastante bajas en comparación con otras frutas. La piel blanca de las clementinas y las naranjas presenta flavonoides, que ofrecen propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Por lo que, si sueles quitarla, mejor no lo hagas.

 

Cítricos más comunes

Naranja

Las naranjas son una de las frutas más consumidas del mundo. Entre sus variedades destaca la naranja persa, la de ombligo, la valenciana y la sanguina.

Mandarina

Las dos variedades más consumidas son la clementina y la satsuma. Si se pasa el tiempo de maduración en el árbol, la fruta va perdiendo calidad. Su mejor época para el consumo va desde septiembre a marzo. El ácido cítrico y la Vitamina C que nos proporciona ayuda a asimilar y fijar el calcio.

Limón

Los limones a medida que va madurando se va transformando, cambiando su composición y mejorando su calidad. Su acción es refrescante, astringente y ligeramente antibacteriano. El ácido cítrico es desinfectante y potencia la acción de la vitamina C.

Tomar el jugo de limón o de lima diluidos beneficia a quienes tienen cálculos o litiasis renal, hiperuricemia o gota, ya que facilita la eliminación de ácido úrico por la orina.

Lima

La lima tiene pocas calorías y aporta el 33% de la ingesta diaria recomendada de vitamina C. Además, presenta un bajo índice glucémico que ayuda a mantener los niveles de glucosa estables y favorece la protección de las células frente a los radicales libres.

Pomelo

Existen dos variedades muy diferenciadas y muy aromáticas: la blanca o común (de pulpa amarilla y sabor amargo) y la pigmentada (de pulpa rojiza y sabor menos ácido). La mejor época para consumirlos va entre los meses de octubre y marzo.

Kumquat

Más conocido como naranja enana o naranja china, es el cítrico más pequeño de todos. Es toda una fuente de energía y uno de los pocos alimentos de este grupo de los que se puede consumir la cáscara y las pepitas.