Con la llegada del frío, la Navidad y las tardes en casa, coger kilos durante los meses invernales se produce de forma rápida y sencilla. Nuestras ganas de correr han desaparecido y, con la vuelta del buen tiempo, nos damos cuenta del nivel de forma física que hemos perdido, lo que se traduce en una tarea mucho más ardua y costosa.

Correr en invierno ayuda a perder calorías, pero también a combatir la desmotivación y apatía que van generando los días fríos y grises. Con estos consejos mantendrás el ánimo alto y podrás mejorar el hábito de salir a correr en invierno.

El equipamiento adecuado para correr en invierno

Aunque parezca asombroso, podemos entrenar al aire libre co temperaturas de hasta -10 ºC. No es ningún problema para nuestro cuerpo, sin embargo, debemos elegir el equipamiento adecuado y echarle motivación a nuestro entrenamiento.

La principal regla para elegir la vestimeta adecuada es prepararnos como si fuera hiciera una temperatura de 10 grados más de los que hace en realidad. Es decir, si fuera hacen -10 ºC deberíamos vestirnos como si hicieran 0 ºC.

Con el frío existe la ventaja de que nuestro cuerpo consume más energía para mantener la misma temperatura corporal, por lo que nuestras reservas de grasa se eliminan más facilmente. Sin embargo, has de tener en cuenta que el rendimieto físico se ve afectado cuando las temperaturas son muy bajas.

Tips para elegir el equipamieto más adecuado
  • Calzado resistente:

    este es el elemento más importante para correr durante el invierno. Tus zapatillas debe ser impermeables y contar con un bue aislamiento que te proteja de la humedad, además de poder soportar condiciones resbaladizas como las heladas del inviero. No queremos caernos de espalda en pleno asfalto.

  • Ropa transpirable:

    el aire frío del invierno retiene menos humedad, por lo que puede que acabes sudando más de lo normal. Por poco ejercicio que hagas, posiblemente acabes sudando. Al llevar prendas con membranas transpirables, favorecemos la liberación de dicha humedad evitando que nuestro cuerpo se enfrie. Si sales a correr durante la noche, recuerda llevar ropa de colores llamativos (reflectante) para evitar accidentes.

  • Protege tus extremidades:

    cabeza, manos y pies son las partes más expuestas al frío durante el entrenamiento, por lo que debe ser cuidadosamente protegidos durante el invierno. Recuerda llevar uos buenos guantes, un gorro e incluso un pasamontañas para proteger el cuello y evitar posibles resfriados.

  • Ropa interior térmica:

    este tipo de ropa se caracteriza por mantener el calor en estrecho contacto con el cuerpo, al mismo tiempo que ayuda a transportar la humedad.

 

Volumen de entrenamiento al correr en invierno

Es normal que durante el invierno nuestra carga de entrenamiento sea más reducida. No es necesario realizar entrenamientos de alta intensidad, lo primordial es mantener la motivación para seguir corriendo y entrenando.

En principio, bastaría con realizar un entrenamiento moderado para poder afrontar futuros entrenamientos más intensivos. La ventaja de esto es que el frío refuerza nuestro sistema inmunológico, haciendo que nos vayamos acostumbrando a él.

¡Empieza a correr! No hay nada más satisfactorio que superarnos a nosotros mismos venciendo la pereza. Para no tener que empezar cada año desde cero, es importante seguir practicando deporte aunque bajen mucho las temperaturas.