Una pizca de sal de más en nuestros platos puede marcar la diferencia en nuestra salud. Y es que, comer platos demasiado salados no es bueno para nuestro organismo.

El consumo excesivo de sal puede acarrear consecuencias como hipertensión arterial o retención de líquidos. Sin embargo, también existe otro motivo quedebemos tener en cuenta: demasiada sal puede debilitar el sistema inmunitario y hacernos más vulnerables frente a infecciones.

Al consumir un exceso de sal, los riñones son los encargados de eliminarla a través de la orina, lo que perjudica la función de los granulocitos – célula inmunitaria de la sangre encargada de destruir las bacterias patógenas –.

Nuestra ingesta de sal proviene un 20% de la que echamos a la comida y un 72% de la que viene oculta en productos de alimentación

La Organización Mundial de la Salud recomienda una ingesta máxima de 5 g de sal al día – equivalente a una cucharadita –, aunque la mayoría de las personas tienden a ingerir el doble. Nos hemos acostumbrado a añadir sal a todos nuestros platos, cuando en realidad no es un complemento indispensable.

Existen alternativas como las plantas aromáticas o especias, incluso condimentos como el vinagre o el limón también son una opción saludable para dar sabor a nuestros platos.

 

EVITA LOS ALIMENTOS PROCESADOS

Se calcula que nuestra ingesta de sal proviene un 20% de la que echamos a la comida y el 72% restante de la que viene oculta en productos de alimentación. Es fundamental leer bien las etiquetas para evitar consumir más de la necesaria. Además, cuando prescindimos de productos envasados y elaborados por la industria también dejamos de tomar aditivos y potenciadores del sabor que maleducan a nuestras papilas gustativas.

Recuerda que los embutidos, encurtidos y conservas, aunque sean de origen artesanal, también aportan sal, al igual que la gran parte de salsas y quesos. Para reducir el consumo es conveniente cocinar en casa y reducir la cantidad que añadimos.

Ni sal del Himalaya, ni rosa, ni gorda, en escamas, ahumada, negra o de Maldon. Todas las sales afectan a nuestro organismo por igual, no importa su procedencia o método de procesado.

Author admin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *