Por desgracia no existe el desayuno ideal para todos, cada persona necesita diferentes alimentos y cantidades que le aporten los hidratos o proteínas necesarias para empezar el día con energía.

Sin embargo, existen determinados detalles que es importante tener en cuenta a la hora de preparar nuestro desayuno saludable:

Combina proteína y carbohidratos complejos

Es imprescindible llevar esto a rajatabla, ya que cuanta mayor proteína ingieras en tu desayuno, menos ataques de hambre sufrirás a lo largo del día. De ahí el dicho de que el desayuno es la comida más importante, de ella dependerá nuestra energía diaria.

¿Por qué carbohidratos? Las reservas de hidratos de carbono se vacían por la noche. Si no obtenemos suficientes por la mañana sufriremos problemas de concentración y el cuerpo tratará de absorber energía rápidamente. Esto se traduce en platos grasos y dulces repletos de calorías muy poco sanas.

Para evitar dejar que el cuerpo caiga en la tentación de padecer hambre a todas horas, es recomendable consumir desayunos como el porridge, el kéfir o productos integrales.

 

Controla la fibra, los micronutrientes y las vitaminas que consumes

Como ya sabéis, las fibras alimentarias son saciantes y favorecen la digestión. Alimentos como los copos de avena, el pan integral o los frutos secos te proporcionarán fibra y micronutrientes en cantidad.

Las vitaminas que contiene la fruta ingeridas por la mañana ayudan a absorber los micronutrientes del desayuno al mismo tiempo que favorecen el sistema inmunológico.

 

Come hasta saciarte

Las personas que no desayunan o hacen desayunos ligeros tienden a pasar hambre a lo largo del día. Lo más normal, es que después de desayunar no te sientas ni lleno ni hambriento. Recuerda que comer despacio te ayudará a saber cuando es suficiente.

 

Nuestros batidos F1 pueden ser un recurso ideal para tus desayunos. Con ellos obtendrás las proteínas y vitaminas necesarias para no sentirte con hambre a lo largo del día. Además, puedes añadirle alguna pieza de fruta en trozos o una cucharada de avena espolvoreada para incrementar las cantidades.

En conclusión, los desayunos saludables deben contar con proteínas, carbohidratos complejos, fibra y vitaminas. Ten en cuenta que un desayuno rico en proteína contribuirá a la perdida de peso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.