Vivimos en una sociedad apresurada donde predomina un estado de tensión constante impuesto por una sensación de estrés y rapidez. Por eso es interesante conocer las propiedades curativas de este arte emocional llamado yoga.

El yoga es una disciplina milenaria enfocada en el cuidado integral de cuerpo, mente y espíritu para fortalecerlos a través de las posturas, la respiración y la meditación. Podría decirse que más que un deporte, el yoga es considerado un estilo de vida practicado en la India desde hace miles de años. Existen textos antiguos hinduistas que hablan sobre prácticas de meditación, respiración y una serie de posturas que ayudan a purificar el cuerpo, conocidas como asanas.

¿Sabías que existen más de 100 tipos de yoga?

En occidente estamos más acostumbrados a utilizar aquellos estilos que derivan del Hatha Yoga, uno de los más dinámicos. Pero existen otros más espirituales, como el Kundalini Yoga, o más físicos y estrictos como el Bikram Yoga, normalmente practicado en salas con altas temperaturas que simulan la temperatura normal de la India.

A pesar de que el yoga presenta diferentes categorías o tipos todas tienen algo en común: ofrecer buena salud para desarrollarnos espiritualmente, conociendo de esta manera nuestro potencial interno. A través de su práctica y compromiso podemos llegar a conseguir un equilibrio entre cuerpo y mente.

En los orígenes del yoga existían cinco sendas:
  • Karma Yoga (el altruista)
  • Bhakti Yoga (el devoto)
  • Japa Yoga (el meditativo)
  • Raja Yoga (reglas morales y éticas)
  • Hatha Yoga (el más popular)
Modalidades clásicas de yoga:
  • Yoga Nidra (el sueño consciente)
  • Kundalini Yoga (despierta tu energía)
  • Yoga integral (basado en las sendas clásicas)
  • Kriya Yoga: (una de las más antiguas)
  • Mantra Yoga (energía a través de la vibración)
Nuevas modalidades que se han ido fusionando con otras disciplinas y estilos:
  • Asthanga Vinyasa Yoga (respiración sincronizada)
  • Vinyasa Yoga (el yoga con más flow)
  • Yoga Iyengar (integración filosófica)
  • Vini Yoga (concentración)
  • Yoga Restaurativo (relajación)
  • Anusara Yoga (filosofía tántrica)
  • Bikram Yoga (calor y humedad)
  • Acro Yoga (práctica solar y lunar)
  • Aero Yoga (practica la ingravidez)
  • Power Yoga (dinámico y fluido)

Una mente serena y consciente es la base del crecimiento personal

¿En qué consiste?

Durante una sesión de yoga se practican diferentes asanas (posturas) armonizadas con la respiración. Existen posturas con diferentes grados de dificultad, desde las más tradicionales como el “rezo al sol” hasta otras más complicadas que requieren un nivel avanzado de práctica.

El rezo al sol es la forma tradicional de comenzar una clase de yoga, ciertos estiramientos que se inician de pie y nos hacen bajar hasta el suelo para calentar los músculos y articulaciones.

Tras el calentamiento se comienza con las posturas estáticas para trabar el cuerpo y la musculatura de forma equilibrada. En caso de que sea una clase de yoga dinámica, como el Vinyasa Yoga, las posturas se harán en movimiento y de forma fluida.

BENEFICIOS FÍSICOS DEL YOGA

El yoga es considerado como una de las mejores formas de tonificar los músculos, mejorar la flexibilidad y el equilibrio y trabajar la concentración. El 12% de los españoles practica semanalmente este deporte y, al menos, un 28% lo ha realizado alguna vez. Con cada año que pasa más adeptos se suman a un cambio espiritual a través del ejercicio, ¿todavía dudas si deberías probarlo?

FÍSICOS:
  • Resistencia:
  • Fortaleza
  • Energía
  • Flexibilidad
  • Circulación
  • Postura
  • Salud
MENTALES:
  • Estabilidad emocional
  • Concentración
  • Reconocimiento
  • Desarrollo integral
  • Paz
ESPIRITUALES:
  • Sabiduría
  • Integración
  • Libertad
  • Descanso mayor
  • Calma

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.